Sin Campo, no hay Navidad

78 Shares

La Navidad, más allá de sus raíces religiosas, se ha convertido en una tradición que trasciende fronteras y une a familias y amigos en una celebración única. En la noche del 24 de diciembre, independientemente de nuestras creencias, nos reunimos para conmemorar el nacimiento de Jesucristo y para agradecer por todo lo recibido a lo largo del año. Mi madre, que descansa en paz, veía la Navidad como la celebración del renacimiento, no solo del niño Jesús, sino de cada miembro de la familia. Era el momento de agradecer por la salud, la oportunidad de estar juntos y las bendiciones recibidas. En la cena, expresábamos gratitud por los alimentos que Dios nos otorga, reconociendo las manos que los producen y preparan, mientras pedíamos que nunca falten en ningún hogar.

 

 

«Por Nuestro Campo» es un movimiento que abraza el Consejo Nacional Agropecuario, destacando la importancia del sector agroalimentario mexicano. Su objetivo es revalorizar el campo y aquellos dedicados a la producción de alimentos, quienes realmente nos nutren.Ing. Luis Fernando Haro, Director General del Consejo Nacional Agropecuario

 

En México la cena de Noche Buena, es una celebración especial y significativa para compartir momentos alegres y disfrutar de una deliciosa comida y cuya variedad depende de temas culturales, regionales y preferencias personales y familiares; algunos de los platillos típicos que se encuentran en las cenas navideñas mexicanas incluyen: el tradicional pavo; Bacalao a la Vizcaína; los romeritos; la pierna o lomo de cerdo o de res; jamón, tamales; pozole; la ensalada de nochebuena, entre muchos platillos más y no podrán faltar también las bebidas como el tradicional ponche navideño; el tequila; la cerveza, el vino y demás bebidas espirituosas que acompañan esta celebración.


Todas las materias primas e ingredientes y las bebidas tienen su origen en el campo y cuando hablamos del campo, hablamos de la agricultura, hablamos de la ganadería, del sector pecuario, hablamos de la pesca y la acuacultura y en general hablamos de productoras y productores de alimentos; Es por ello que decimos que Sin Campo no hay Navidad, no tendríamos los deliciosos platillos que no solo degustamos día con día, sino de manera muy especial en la tradicional cena de navidad.

«Por Nuestro Campo» es un movimiento que abraza el Consejo Nacional Agropecuario, destacando la importancia del sector agroalimentario mexicano. Su objetivo es revalorizar el campo y aquellos dedicados a la producción de alimentos, quienes realmente nos nutren. Esta iniciativa surge de la preocupación por el futuro del campo frente a las inclemencias del clima, amenazas de plagas y enfermedades, y decisiones gubernamentales que ponen en riesgo a los productores.

La voz del campo debe ser escuchada, exigiendo políticas públicas que den certidumbre y fomenten la producción sustentable. Ante la creciente demanda de alimentos, es vital garantizar un abasto suficiente, saludable y accesible para toda la población.
En el año 2024, se juega el futuro de México, y con él, el futuro del sector agroalimentario. 

 

Más allá de las elecciones, lo que está en juego es la seguridad alimentaria y la continuidad del trabajo incansable de quienes nos proveen de alimentos. Agradezcamos a quienes laboran en el campo día a día para que esta Navidad podamos disfrutar de una cena en compañía de nuestros seres queridos.

Imaginar una Navidad sin las tradicionales cenas que nos reúnen a todos, donde el campo está presente en cada bocado y sorbo, es inconcebible. Por eso, afirmo con certeza: Sin Campo, no hay motivo para celebrar.

Les deseo a todos una muy Feliz Navidad y un próspero y productivo 2024. Que disfruten estas festividades en compañía de sus seres más queridos, y recordemos siempre la importancia de quienes trabajan incansablemente para que nunca falten alimentos en nuestras mesas. ¡Salud y prosperidad!

Por: Luis Fernando Haro
Director General del Consejo Nacional Agropecuario